Estamos conectados

Una mirada simple y actual a la Transformación Digital

Cuando hablamos de transformación digital decenas de conceptos vienen a la mente, necesidades del negocio, el nuevo cliente, cambios de paradigma, aceleración, adopción tecnológica, entre tantos, pero…¿cómo lo contamos en simple? Acá compartimos una mirada simple y actual desde la propia experiencia.

Dos acentos

La misma idea de “transformación digital” conlleva dos acentos claves, el aspecto transformacional (al interior de la organización) y la digitalización del negocio (de cara a clientes). Pocas veces nos hemos encontrado con el justo balance entre ambas cosas, parece ser que cada organización tiene sus propios caballos de batallas. Algunos señalan que el desafío es mucho más humano que tecnológico, o a lo menos que las limitantes y fortalezas culturales marcan la pauta. En la práctica ambos acentos son cruciales y van de la mano; la sola adopción tecnológica ciertamente fracasará sin un cambio cultural que acompañe desde adentro, y a su vez, el nuevo mindset digital será como un pez fuera del agua sin ese entorno de confianza y disrupción tecnológica que tanto nos gusta (y que tanto se respira en las startup). Este balance de cultura-negocio no es un “fifty fifty”, como algunos señalan, ambos son un largo camino que, en el límite, llegan al 100% cada uno.

Transformación y madurez

Al mirar este horizonte transformacional podemos bajar los brazos si se ve que la distancia es demasiada. Pero aquí conviene imaginar la transformación digital como el destino del viaje, mientras que la madurez digital es el vehículo que nos lleva. En ocasiones diagnosticamos organizaciones y vemos un IMD (índice de madurez digital) bastante básico, digamos que el auto es antiguo (para no hablar de marcas 😅), ¡pero el liderazgo transformacional está ahí! ¡y la visión está ahí!…o sea es cuestión de tiempo y método. Tal vez el pronóstico de estas organizaciones más rezagadas sea incluso mejor que aquellas que tienen un IMD más avanzado y que en alguna parte del camino perdieron la visión del nuevo contexto y dejaron de impulsar la innovación. Como la fábula de la tortuga y la liebre, nadie puede dormirse.

Ok, ¿y dicho en simple?

En simple la Transformación Digital es así la integración cultural de procesos y herramientas digitales en todas las áreas de una empresa para lograr objetivos de negocios estratégicos. ¿Cuáles? ¡Eventualmente cualquiera!, transparencia, eficiencia, fidelización, rentabilización, competitividad o simplemente escalabilidad y crecimiento. El potencial disruptivo de las nuevas tecnologías es tan versátil y veloz que su adopción no sólo lleva a la digitalización acelerada del modelo, en ocasiones implica la innovación misma del modelo de negocio o la creación de otros negocios adyacentes. Como muestra el esquema, la estrategia será distinta en cada empresa (según industria, competencia, regulaciones, madurez del sector, etc) pero el foco siempre estará en una filosofía customer centric; lograr esa experiencia “wow” realmente diferencial, omnicanal, resolutiva, humana, cercana… en fin, todo eso que nos hace amar una marca. En el próximo artículo desarrollaremos lo que consideramos pilares o dimensiones claves de la transformación digital, por lo pronto los enunciamos:

  1. Estrategia Digital: liderazgo transformacional y el enfoque data driven de la empresa
  2. Customer Centric: digitalización y relacionamiento en torno a la experiencia del cliente
  3. Digital Business: adopción tecnológica e innovación del modelo de negocio.
  4. Personas y Culturas: transformación cultural y mindset digital

El último muro

Por último, decir que todos hemos sido testigos de los nuevos procesos culturales, la globalización y los cambios que han traído las tecnologías aplicadas en los últimos 30 años, ¿pero cuál es exactamente el muro que se está derribando en la actualidad? Si el siglo XX derribó con martillo y cincel los muros más simbólicos de la sociedad, el siglo XXI pareciera estar botando con tecnología e información una barrera aún más trascendente: el muro de la presencialidad. La sociedad digital nos lleva a explorar los límites de las ideas y nos traslada a lugares inimaginables. La pandemia parece haber dado ese golpe de gracia al límite de lo físico, a la presencialidad exigida en casi todos los planos de la vida: salud, trabajo, comercio, educación, etc. Siendo así, la transformación digital no es otra cosa que la expresión corporativa y productiva inserta en esta nueva vida virtual. Ahí está el verdadero desafío.

post anterior post siguiente

Últimos posts

Ver todas nuestras noticias